La Nit de les Ànimes que desplazó Halloween  - Nivia Born Boutique Hotel
Scroll

La Nit de les Ànimes que desplazó Halloween 

La Nit de les Ànimes que desplazó Halloween  - Nivia Born Boutique Hotel

Antes de que dé comienzo el mes de noviembre tiene lugar una de las fiestas otoñales más destacadas e internacionales: Halloween –imposible no advertir su llegada–, que proviene del concepto All Hallows Eve (la noche de Todos los Santos). Fueron el cine y la televisión los causantes de que esta fiesta anglosajona se popularizara en los ochenta hasta el punto de que hemos abrazado los rituales y costumbres típicamente americanos. “Trick or treat”, ¿te suena? Pero… ¿Y si decimos “Mà morta, mà morta… pica a la porta!” o “paga o plora”?

En nuestra isla existe históricamente una tradición de aproximarse a la muerte y los difuntos que poco tiene que ver con las brujas, los disfraces y las montañas de azúcar. Nos referimos a la Nit de les Ànimes (31 de octubre), el día de Tot Sants (1 de noviembre), la Vigília de morts (1 de noviembre) y Dia de morts (2 de noviembre). Los zombis y las historias de vampiros ceden el protagonismo en el calendario tradicional a rituales colectivos; los más populares son las visitas a los cementerios o los rosarios dulces que se regalan a los más pequeños.

El 1 de noviembre coincide con la llegada del frío, una época de recogimiento que se considera propicia para pensar en los que ya no están y también para mirar de frente la muerte con el objetivo de vivir con más intensidad la vida. En el pasado, en Mallorca se acostumbraba a trabajar la relación con la muerte haciendo ofrendas a los difuntos y otros rituales funerarios como limpiar y embellecer las tumbas. También se recordaban las historias de duelo y los padrinos y madrinas regalaban a sus ahijados un rosario de mazapán, frutas confitadas y secas o de panets de mort, que tenían forma de mortaja.

No hay constancia de que en Mallorca hubiera desfiles de disfraces por la Nit de les Ànimes. Aunque sí que había tradición de fer bubotes (apariciones de jóvenes envueltos en sábanas para asustar) durante el otoño e invierno, hacerlo los primeros días de noviembre se consideraba una ofensa. Las calabazas, omnipresentes en Halloween, también se empleaban como faroles en las casas mallorquinas (aunque meses antes se utilizaban las sandías y melones). Había costumbre de recortarlas para darles formas de rostro y ponerles velas en el interior antes de colocarlas en las ventanas. Las luces este día se solían usar con el fin de guiar las almas que volvían a casa a visitar a los vivos, a quienes se les dejaba un plato de comida en la mesa, fuego para calentarse e incluso una cama preparada para que pudieran descansar. Asimismo se le dedicaban pequeños altares.

Aunque la fiesta  y los disfraces no eran característicos de la Nit de les Ànimes, hay registro de algunas tradiciones que recuerdan que se conservaba cierto espíritu festivo. Por ejemplo, los jornaleros de las posesiones de olivares solían salir a media noche del pueblo tocando cascabeles, cuernos, y cantando.

Palma recupera la Nit de les Ànimes

El 28 de octubre de 2023 la 42ª edición de Ratapinyada rendirá homenaje a la Nit de les Ànimes en el Parque del Sagrat Cor con un amplio programa de actividades para jóvenes y familias. De 18 a 21 h te esperan propuestas de fantasía y diversión que te pondrán los pelos de punta.

Menú

reserva ahora en esta web y disfruta de VENTAJAS eclusivas
Mejor precio garantizado
Early check in y late check out

(sujeto a disponibilidad)

Cápsulas Nespresso de cortesía
Regalo de bienvenida
Agua de cortesía
Recogida en aeropuerto

reservando The Hidden Suite

Botella de Moët a la llegada

reservando The Hidden Suite

Comunicación anticipada de promociones
Caja fuerte gratuita
Inscríbete a nuestra newsletter